Manifestaciones, playas abarrotadas y besos en semáforo rojo y naranja, entre las fotos de la semana

Redacción

La Ciudad de México continúa en semáforo naranja y existe una alerta que, ante el crecimiento de contagios y de ocupación hospitalaria, podría orillar a las autoridades a marcar de nuevo el color rojo. Mientras que en otros estados, pese semáforo rojo, la “nueva normalidad” se percibe con poca rigidez en las medidas sanitarias.

En este contexto, se reabrieron las iglesias, siendo la Basílica de Guadalupe uno de las más concurridas; además, hubo manifestaciones en la capital, turistas en las playas, y hasta la despedida de largas filas a un emblemático lugar del sur de la Ciudad de México, la vieja librería Gandhi.

Las dos realidades de la playa, de Edwin Hernández – 22 de julio

foto1_edwin_hernandez.jpg


Foto: Edwin Hernández

Fue tomada en la playa Maguey de Bahías de Huatulco. El niño coquero llevaba cubrebocas en la playa, en pleno calor. Mientras entrevistaba a unos restauranteros vi caminar al niño una primera vez por toda la playa con dos cocos pero desde donde le tome la foto no se veía el mar, solo se veía a él sobre la arena, en una segunda ocasión lo vi a lo lejos y  me moví de lugar para poder fotografiarlo donde se viera él y de fondo el mar, el niño se percató que le tomaría la foto y empezó a caminar más rápido sin voltear a verme.

foto1_edwin_hernandez_2.jpg


Foto: Edwin Hernández

La otra foto fue tomada en la playa La Entrega de Bahías de Huatulco. Durante la cobertura sobre las medidas de la nueva normalidad, tenía que hacer un recorrido por las diferentes playas y ver como se cumplían las medidas y si los visitantes las respetaban. Esta familia llegó a la playa sin respetar las medidas como el uso del cubrebocas, pese a que las autoridades a través de los diferentes filtros piden el uso del cubrebocas obligatoriamente. Quizás esta familia represente a la parte descuidada de México que pese a la pandemia no les importa y salen. En contraste el niño coquero, que tiene que trabajar y sí se cuida.

Tras el Covid, la luz de la familia, de Emilio Vasquez – 24 de julio

foto2_emilio_vasquez.jpg


Foto: Emilio Vasquez

La gente saliendo de un hospital que se llama Tierra y Libertad en Monterrey, Nuevo León; se habilitó para enfermos de Covid. Entonces el Ejército nos invitó porque iban a dar de alta a varios enfermos porque ya se habían recuperado.

Los familiares fueron por ellos para recibirlos a la salida del hospital. Es muy raro, uno ve el lado humano de las personas, cómo se preocupan por sus familias. Ellos que habían estado contagiados de Covid, y ya la habían librado, por así decirlo. Fueron aproximadamente 40 personas, fueron bastantitas.

Los cubrebocas que borran las expresiones, de Emilio Vázquez – 24 de julio

foto3_emilio_vasquez.jpg


Foto: Emilio Vasquez

Como salen unos tras otros se van moviendo a sus lugares. Uno busca la expresión de la gente y aquí es muy difícil por el cubrebocas. Es muy difícil ver las expresiones de las personas, no ves si sonrieron o se pusieron tristes. Aparte como estábamos retirados para protegernos, ellos también…

Estuve en un evento del gobierno del estado en el que estuvo una compañera fotógrafa que tuvo el virus. Me tuve que hacer la prueba, soy mayor de edad, y después de 15 días me dijeron que era positivo. A veces uno va con ese recelo, mi familia se tuvo que hacer la prueba. Después me hice otra y salió negativo. Creo que hay que hacer las cosas con mucho cuidado. No tenerle miedo, pero sí respeto a las áreas que visita uno.

Llevan cenizas a despedirse de la Virgen, de Juan Boites – 26 de julio

foto4_juan_boites.jpg


Foto: Juan Boites

El domingo hubo tres misas de corrido: primero una a puerta cerrada, luego una en la explanada y finalmente en la que dejaron entrar al 30 por ciento de la gente. Entre una y otra yo me daba rondines a ver qué veía. No notaba antes que la gente llevaba las cenizas de sus muertos y me parecía muy bonito. Vi a estas personas y este chico muy entregado, muy doloroso, que este joven con una apariencia de rudo y de fortaleza llevara la urna de su abuelita, también tenía una foto de ella.

Ahí hay un acto de entrega y fe muy fuerte, de llevar los restos de tu muerto a ver a la Virgen. Creo que es un acto doloroso, difícil de comprender para los no católicos. Me hizo preguntarme ¿cómo llegó el chico a la Basílica con las cenizas de su abuela?, ¿cómo se transportan las cenizas de un muerto? La imagen en sí me parece muy triste. Muy bonita, pero muy triste. Hice como cinco fotos de personas con las cenizas de sus muertos.

Era el primer día en que se abría la Basílica al público de nuevo, creo que aprovecharon para ir a hacer ese pendiente.

Lágrimas a los pies de la Virgen, de Juan Boites – 26 de julio

foto5_juan_boites.jpg


Foto: Juan Boites

La tomé en el piso eléctrico donde circula debajo de la Virgen. La Basílica la abrieron y yo fui el domingo a las 12 del día. Después de la misa a puerta cerrada, abrieron este espacio para ver a la Virgen. En el que es como un circuito la gente hacía unas largas filas esperando para ver a la Guadalupana, cada uno sabe qué hacer o a qué va, supongo que van a pedirle cosas.

Es mucha gente la que se formaba, pero de verdad se ve el acto de fe que la gente tiene hacia la imagen. Vi que hay devoción ahí y la señora es un claro ejemplo, le está pidiendo, le está rogando algo para que se cumpla. Me parece que ahí la señora está en un acto de fe muy intenso. Al final del recorrido cuando la señora se acercó más a mí tenía lágrimas en los ojos.

La sana distancia disuelta por la lluvia, de Valente Rosas – 26 de julio

foto6_valente_rosas.jpg


Foto: Valente Rosas

Estábamos en la esquina de Reforma e Hidalgo y empezó a llover fuerte. Cuando venía hacia el periódico me resguardé bajo una marquesina de un estacionamiento y veo que unos chavos hicieron lo mismo en un puesto de los que venden dulces y boletos de lotería en una esquina de Reforma. Era una pareja que estaba resguardándose de la lluvia y estaban dándose unos besos. Estaban esperando su taxi, fue un lapso de cerca de unos 10 minutos hasta que llegó su transporte.

Turismo en Veracruz en semáforo rojo, de Patricia Morales

foto6_patricia_morales.jpg


Foto: Patricia Morales

La foto fue el fin de semana. Veracruz está en semáforo rojo, creo está en tercer lugar a nivel nacional de contagios y muertes por Covid. Se supone que las playas y la actividad comercial está parada, pero a la gente como que no le importa mucho.

Villa del mar, una de las playas más importantes del estado, estaba abarrotada. Las mesas juntas una de otra y de los prestadores de servicio eran muy pocos los que contaban con cubrebocas.

Varias veces nos hemos acercado a preguntarles por qué no usan cubrebocas y la respuesta es “de algo me tengo que morir” o “el Covid no existe, es invento”, y todo lo refieren a que ya están aburridos y fastidiados, aparte de que no hay una sana distancia.

Las calles aledañas a las playas estaban cerradas y la gente caminaba unas cinco o seis cuadras para rodear y llegar. Iban caminando a través de sus calles cargando sus hieleras y cervezas. Ya no hay capacidad hospitalaria, todos los días hay defunciones y la gente no quiere acatar las indicaciones de las autoridades.

Hubo un tiempo en que a los palaperos se les prohibió abrir y no pueden sacar a la gente porque es zona federal, pero sí los invitan. Los palaperos se volvieron a instalar y ya no se mueven.

Amor y pasión pese al Covid, de Carlos Mejía – 30 de julio

foto8_carlos_mejia.jpg


Foto: Carlos Mejía

Con los eventos de Claudia Sheinbaum el camión sale del Zócalo, atrás de sus oficinas. Nos bajó el autobús en la avenida Venustiano Carranza y vi a la pareja que se estaba despidiendo de beso. Me llamó mucho la atención porque se supone que debemos evitar el contacto físico, pero creo que a las parejas les cuesta mucho hacerlo, les gana la pasión y el amor y se olvidan de toda sana distancia.

Era una pareja adulta, se estaban despidiendo. Al terminar de besarse caminaron juntos, cruzaron la avenida de 20 de noviembre y así continuaron su camino. Casi no he visto parejas besándose, me pareció un caso raro.

CDMX, semáforo naranja casi rojo, de Juan Boites – 30 de julio

foto9_juan_boites.jpg


Foto: Juan Boites

Esta foto la hice a partir de que el periódico llevó la nota de que llevamos muchísimos días en semáforo naranja y no más no baja el número de contagios, enfermos, de muertos… Me parecía que había que ir a buscar algo ilustrativo de esto y dije qué mejor que las calles del centro.

Esa foto es de Pino Suárez, pero a las 5:30 de la tarde. Entiendo que hay un protocolo y a las 5 debe salir la gente. Creo que se refleja que la gente sale de trabajar, pero también hay muchos que no y la autoridad es rebasada, hay pocos policías para la cantidad de gente que hay. No es posible, de verdad es mucha gente la que está ahí. Creo que vivimos bajando la guardia.

Creo que a las autoridades les da miedo ya cualquier movimiento, también la gente dice no tenemos para comer. Esta foto trata de la necesidad para salir a trabajar y salir a las calles, pero también de cuidarnos. Hay muchas necesidades juntas y provoca que se haga un caos.

El jueves se rebasó la cantidad de gente que hay los sábados. Pensé que se vería menos lleno y no, está más lleno que el fin de semana.

Manifestantes en Avenida Juárez, de Fernanda Rojas – 31 de julio

foto10_fernanda_rojas.jpeg


Foto: Fernanda Rojas

Fue la manifestación por el fallo en contra de la legalización del aborto en Veracruz. Si mal no recuerdo la tomé ya casi llegando a la Torre Latino. Por ser mujer tuve la oportunidad de estar más cerca de las manifestantes porque otros compañeros no pudieron. Hubo un momento donde se pararon, ya casi llegando a la Torre Latino. Las tenían encapsuladas, no podían ir haciendo pintas ni rompiendo cosas porque el lugar estaba lleno de policías. Hubo un momento en que se pararon en Avenida Juárez y fue ahí donde salió esta foto.

Marcha a favor del aborto, de Carlos Mejía – 31 de julio

foto11_carlos_mejia.jpeg


Foto: Carlos Mejía

Fue la marcha feminista a favor del aborto en Veracruz. La foto es en la explanada del Monumento a la Revolución. Era una marcha pequeña comparada con otras manifestaciones de mujeres. Desde la explanada empezaron a decir que no querían fotos, ni video, ni hombres. Ya es normal que hagan ese tipo de consignas y agredir pintando las cámaras. En 20 de noviembre me quisieron pintar, pero solo alcanzaron la mochila, alcancé a correr. Es una costumbre tratar de pintarle el equipo a la prensa.

Adiós a Gandhi Oportunidades, de Juan Boites – 31 de julio

foto12_juan_boites.jpeg


Foto: Juan Boites

Van a cerrar la vieja librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo, conocida como Gandhi Oportunidades. En las redes sociales se volvió viral la nota. Así que fuimos a ver cómo estaban las compras y mucha gente fue a formarse, dicen que desde las 9 am estaban esperando a que abrieran. Fue interesante porque la gente hacía esta fila. Empezaba en la puerta y en la esquina daba vuelta. La gente esperaba y ni la sana distancia ni nada los detuvo de esperar por un libro. No solo la gente hace fila por comprar ropa, sino también por libros. Adentro sí te piden conservar la distancia, te checan la temperatura, te dan gel antibacterial, no puede haber más de 16 personas. Son como especiales para esto, pero la gente afuera tiene que aguantar las filas sin sana distancia, pero con cubrebocas.

Leave A Comment