Sentencian a Clare Bronfman a 81 meses de prisión por caso de la secta NXIVM

Redacción

Clare Bronfman, heredera de la fortuna de Seagram’s, fue sentenciada a 81 meses de prisión en relación con el caso de la secta NXIVM.

Bronfman, de 41 años, directora de operaciones de NXIVM y arrestada en julio del 2018 junto a otras tres personas, fue condenada a seis años y nueve meses en prisión por el rol que jugó en la secta. Es la primera acusada en el caso en recibir sentencia.

En total, hay seis personas acusadas en relación con la secta. Una de ellas, la actriz Allison Mack, de la serie televisiva Smallville, también se declaró culpable en abril del año pasado de dos delitos de extorsión y asociación para delinquir.

El líder de la secta, Keith Raniere, fue declarado culpable en junio de 2019 por tráfico sexual y crimen organizado, entre otros cargos. Su sentencia está prevista para el 27 de octubre.

“He cometido errores. Lamento el tiempo y los recursos que quité a la corte”, dijo la acusada, quien vestía un suéter rosa, antes de que los US Marshals se la llevaran bajo custodia. 

En abril del año pasado, Bronfman se declaró culpable de conspiración para ocultar y albergar inmigrantes con fines de lucro,  así como de uso fraudulento de identificación. 

Al emitir la sentencia, de acuerdo con medios estadounidenses, el juez federal de Brooklyn, Nicholas Garaufis dijo que “ella  usó su increíble riqueza como medio para intimidar, amenazar a y vengarse de individuos que desafiaron sus dogmas”.

Durante la audiencia, nueve mujeres compartieron sus historias sobre el infierno que vivieron en la secta.

“En mi opinión, eres una predadora, deberías sentirte avergonzada”, le dijo Susan Dones, exintegrante de NXIVM, a Bronfman.

NXIVM, bajo la apariencia de un grupo de autoayuda, atrajo a mujeres que se convirtieron en esclavas sexuales de Raniere. Entre las víctimas hay varias mexicanas.

Dentro de NXIVM, aseguraron los fiscales, hubo desde el inicio un círculo de 15 a 20 mujeres que obedecían los deseos sexuales de Raniere. Una de ellas habría tenido apenas 15 años, según la acusación.

Como en muchas sectas, todo dependía de la poderosa influencia sicológica del gurú, que usaba una mezcla de enseñanzas seudofilosóficas, una fuerte vigilancia sobre sus aprendices y la humillación para imponer su control.

Establecida en Albany, la capital del estado de Nueva York, la organización tenía centros en varias ciudades de Estados Unidos, México -donde el socio de Raniere era Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994)-, Canadá y otros países.

Raniere, conocido también como Vanguardi, es un hombre carismático que solía llevar largo cabello lacio, barba y gafas redondas, y exigía que las mujeres siguieran una dieta extremadamente baja en calorías, porque las prefería delgadas.

En 2015 Raniere creó una organización secreta piramidal dentro del grupo conocida como DOS, que incluía a “esclavas” y “maestros”. Todos los miembros eran mujeres excepto Raniere, al tope de la pirámide.

Una de las tareas de las “esclavas” era tener sexo con Raniere.

Antes de ser aceptadas como “esclavas” las mujeres debían entregar fotos suyas comprometedoras, algunas de ellas desnudas, cartas y otros documentos que la organización podía publicar si dejaban DOS.

Algunas fueron marcadas a fuego vivo con un lápiz cauterizador con las iniciales de Raniere. Las víctimas eran inmovilizadas por otras mujeres y las sesiones eran filmadas en ceremonias.

Leave A Comment