Regreso de los astronautas de la misión Soyuz MS-16

Redacción

Después de 196 días viviendo y trabajando en la órbita de la Tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional, los astronautas Chris Cassidy, de la NASA, Ivan Vagner y Anatoly Ivanishin, de la agencia espacial rusa Roskosmos, regresaron el miércoles 21 de octubre a la Tierra.

La tripulación salió de la estación a las 2332 UTC del miércoles y aterrizó justo al sur de la ciudad de Dzhezkazgan, Kazajstán, a las 0254 UTC. Se sometieron a controles médicos preliminares en el lugar de aterrizaje, y luego se separaron para volver a casa. Cassidy abordará un avión de la NASA de regreso a Houston, mientras que Vagner e Ivanishin volarán a Moscú.

Durante esta última misión, Cassidy se desempeñó como comandante de la Expedición 63 y dio la bienvenida a Robert Behnken y Douglas Hurley de la NASA (de la misión SpaceX Demo-2), los primeros astronautas que se lanzan a la estación espacial en una nave espacial estadounidense desde el retiro del transbordador espacial en 2011.

Cassidy y Behnken completaron cuatro caminatas espaciales, acumulando un total de 23 horas y 37 minutos, para mejorar las baterías de la estación. La última excursión espacial fue la décima para ambos astronautas, convirtiéndolos en dos de los cuatro únicos astronautas estadounidenses que completaron 10 caminatas espaciales. Cassidy ha pasado un total de 378 días en el espacio, el quinto más alto entre los astronautas estadounidenses.

Mientras estaba en la estación, Cassidy contribuyó a cientos de experimentos, incluyendo un estudio de la influencia de la gravedad en la evolución del gas electrolítico, que observa las burbujas creadas por electrólisis. La gravedad es un factor clave en la creación de la flotabilidad de las burbujas, por lo que la microgravedad hace posible seleccionar el crecimiento de las burbujas y estudiar su efecto en los procesos. El uso de este método para comprender mejor cómo crecen las burbujas podría mejorar dispositivos como la administración de medicamentos a través de pequeños parches de piel similares a vendas.

 

[Img #62133]

El aterrizaje. (Foto: NASA TV)

Cassidy también trabajó con Astrobee, robots de vuelo libre con forma de cubo que algún día podrían ayudar a los astronautas en sus tareas rutinarias, y llevó a cabo investigaciones para el experimento Onco-Selectors, que aprovecha la microgravedad para identificar terapias específicas contra el cáncer.

Cuando Cassidy, Ivanishin y Vagner salieron de la estación espacial, comenzó oficialmente la Expedición 64 en la estación, con el cosmonauta de Roskosmos Sergey Ryzhikov como comandante de la estación y Kate Rubins, de la NASA, y Sergey Kud-Sverchkov, de Roskosmos, como ingenieros de vuelo.

En noviembre, la tripulación de la Expedición 64 tiene previsto dar la bienvenida a la tripulación SpaceX Crew-1, con los astronautas de la NASA Michael Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker, y el astronauta de la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa Soichi Noguchi. Crew-1 será la primera misión de larga duración en volar como parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA y marcará el regreso de la capacidad estadounidense de lanzar astronautas regularmente desde su país.

Durante casi 20 años, la Estación Espacial Internacional ha estado habitada continuamente por astronautas que prueban tecnologías, realizan investigaciones y desarrollan las habilidades necesarias para explorar lejos de la Tierra, incluyendo la Luna y Marte. Como un esfuerzo global, 241 personas de 19 países han visitado el destino único de microgravedad que ha acogido más de 3.000 investigaciones científicas y educativas de investigadores en 108 países y áreas.

Leave A Comment