La Dirección General de Bibliotecas conmemora el natalicio de Leona Vicario, “Benemérita madre de la patria” 

Redacción

La Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Bibliotecas (DGB), conmemoró el natalicio de Leona Vicario (10 de abril de 1789), durante su Biblioencuentro semanal -conversatorio virtual-, donde se hizo una revisión de su importancia histórica y como referente femenino actual.

Durante la conversación, que se llevó a cabo el pasado 6 de abril, a través de las redes sociales, la investigadora del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Noemí Juárez Pérez, mencionó que el papel de la mujer en la historia de México ha sido revisado principalmente a partir de los años 80. “Se ha investigado y producido conocimiento sobre el papel de las mujeres, pero es una información no generalizada; se encuentra en las universidades, pero no ha bajado a las primarias, ni Bibliotecas Públicas”.

Autora del libro Leona Vicario. Biografía para niñas y niños, Juárez Pérez agregó que en la revisión de la historia se debe considerar el papel de las mujeres por sí mismas; no como las esposas, hijas o subordinadas de terceros. Al respecto, comentó que Leona Vicario, en 1831, escribió y publicó en la prensa de su época una carta vindicativa de sus acciones en la cual señaló que “no solo el amor es móvil de las acciones de las mujeres, ellas son capaces de todos los entusiasmos y las ideas de la patria no les son unos sentimientos extraños”.

Durante su participación, Alejandro Luévano, autor de Leona inquebrantable simiente de la patria, destacó algunos de los momentos de la vida de la Benemérita madre de la patria. Habló de ella como una mujer culta, hija única, de una familia sumamente rica y prácticamente con la vida resuelta económica y socialmente debido a la herencia que recibió cuando quedó huérfana a los 18 años. Sin embargo, pronto se sumó a la causa insurgente y puso a disposición del movimiento prácticamente la totalidad de su fortuna; reclutó armeros, estableció un correo, mantuvo una imprenta y nunca denunció a ningún insurgente en los interrogatorios cuando estuvo encarcelada. “Fue una mujer inquebrantable en sus convicciones. Leona es la única mujer que a su muerte (1842) recibió honores de Estado, en 1925 sus restos fueron trasladados a la Columna de la Independencia y en 1948 su nombre quedó inscrito en letras de oro en la Cámara de Diputados”.

Claudia Izquierdo, encargada de despacho de la DGB y moderadora del Biblioencuentro, comentó que Leona Vicario es la puerta de entrada para considerar a miles de mujeres cuyos nombres y apellidos no han sido registrados, pero que participaron en el movimiento insurgente siendo capitanas, espías, protectoras, facilitadoras de correos y periodistas.

Reconocida como “Benemérita madre de la patria”, mencionaron los participantes, Leona forma parte de un calendario cívico en el cual aún existen deudas con personajes y colectividades, pero que gradualmente han sido reconocidos y han obtenido una voz en la sociedad mexicana, como, por ejemplo, las mujeres en la figura de Leona Vicario y los afromexicanos representados por Vicente Guerrero.

Los Biblioencuentros tienen la intención de mantener un diálogo con el personal de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, como parte de “Contigo en la distancia”. Se transmiten en vivo los martes, cada quince días, de 11:00 a 13:00 horas por las redes oficiales de la DGB y se pueden ver diferidos en el canal de YouTube de la DGB.

 

Leave A Comment