Fuero celestial

  • Uniformados dejan ir a clérigo que en estado inconveniente chocó a un particular

Sergio Espinoza – Foto (informativoPC)

El pasado miércoles, sobre la carretera que comunica a los municipios de Xaloztoc y Terrenate en Tlaxcala, se registró un hecho de tránsito que involucró a dos vehículos particulares, que por fortuna solo generó daños materiales a los mismos.

Siendo uno de los conductores el presbítero Ramiro Pérez Pérez, quien es vicario de la Parroquia San Nicolás Talentoso en Terrenate Tlaxcala, quien algunos de los testigos del hecho aseguran conducía en supuesto estado etílico.

Y es que el cura -según no se dio cuenta- cuando invadió el carril contrario y embistió a un Jeep de placas XA-126-76, del estado de Tlaxcala, lo que provocó que ambos vehículos quedaran con daños en su estructura.

Cabe señalar que el indispuesto religioso conducía un vehículo, marca Volkswagen, tipo Jetta, color blanco con placas de circulación XWC-20-66 particulares de Tlaxcala.

Incluso hay versiones de que Pérez Pérez, conducía arriba del límite de velocidad permitido en las cercanías de los paredones de la ex hacienda de Teometitla (Archivo Histórico del Estado) que se ubica entre ambas comunas, donde colisionó contra la otra unidad, con el saldo ya descrito.

Lo que incluso alertó a la policía y paramédicos de Terrenate y Xaloztoc, quienes descartaron que hubiera lesiones entre los ocupantes de las unidades, donde los informantes señalaron que se “brindó la atención” al religioso, al que dejaron ir sin pagar los daños y desentendiéndose de su probable responsabilidad.

Hecho de tránsito que obligadamente nos hace recordar al titular del templo de Santa Inés Zacatelco, quien hace unas semanas intentó justificar el presunto robo de energía eléctrica mediante un “diablito”, que fue “exorcizado” por personal de la compañía de luz, que también le notificó de soberana multa.

Noticias

SIN MAQUILLAJE

POR ALFREDO LA MONT III EL MOLE/AL ANTOJADIZO Don Alfredo, ¿de dónde salió el mole? y ¿cuál fue

Leer más »

TELEFONO ROJO

POR JOSE UREÑA Guacamaya Leaks: la ironía debe esperar De buen rango, es de suponerse, porque ellos estaban

Leer más »

Síguenos en redes