Cierran paterfamilias Vía Corta y logran acuerdos

  • El ayuntamiento de La Magdalena Tlaltelulco se comprometió a pagar casi un millón de pesos para culminar la construcción de un nuevo edificio de aulas.

Isabel Miranda

Padres de familia de la escuela primaria Miguel Hidalgo cerraron la mañana del jueves la carretera Vía Corta Santa Ana-Puebla, a la altura del municipio de La Magdalena Tlaltelulco, por segunda ocasión en el mes para demandar a la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE)  y a las autoridades municipales terminen un edificio que en obra negra alberga a más de 600 estudiantes, tras el sismo del 19 de septiembre.

Desde muy temprano esperaban una reunión con el edil, Rubén Pluma Morales, pero al percatarse que no se realizaría, decidieron bloquear los cuatro carriles para exigir su presencia y el cumplimiento de un convenio pactado, a través del cual la alcaldía daría 600 mil pesos para culminar los trabajos del edificio en el plantel.

Luego del diálogo previo a liberar la muy transitada vía de comunicación, la sociedad de padres de familia y el edil signaron un nuevo acuerdo, cuyas cláusulas indican que la comuna pagará de manera diferida 952 mil pesos para concluir con la construcción del edificio, de los cuales 350 mil pesos serán aportados el 23 de octubre.

El resto de los recursos serán ministrados a la empresa que realice la obra durante los siguientes ocho meses, con plazo máximo el 30 de junio de 2018, con lo que el alumnado matutino y el vespertino de la primaria denominada “Tlahuicole”, volvieron de manera normal a sus clases.

Antes durante la mañana, con pancartas en mano, los tutores exigieron también la presencia del Secretario de Educación, Manuel Camacho Higareda, pues no están de acuerdo con el dictamen de escuela segura que realizó el Instituto Tlaxcalteca de Infraestructura Física Educativa (ITIFE), ya que antes del sismo el centro educativo ya presentaba varios daños.

“Tenemos varios días así, los niños están en las aulas en obra negra y ya van a empezar los fríos, nuestros niños no pueden estudiar en los lugares dañados por el sismo y tampoco sin puertas ni ventanas, el presidente ya se había comprometido en dar el dinero para terminar los salones pero no vemos nada”, expresó una madre de familia.

El 10 de octubre también se manifestaron con el cierre de vialidades paterfamilias de la primaria federal Adolfo López Mateos del barrio de Poxtla, y ahora los de la cabecera municipal.