Expresidente de Tzompantepec,  Víctor Castro, ingresa de forma violenta a presidencia

Georgina Ballesteros

Como prepotente y altanero, así calificaron vecinos de Tzompantepec al ex alcalde Víctor Castro López, toda vez que irrumpió de forma violenta al despacho del actual edil, Arturo Rivera Mora, pues exigió fuera atendido de forma inmediata, cuando muchos ciudadanos esperaban su turno solicitado con antelación y ya llevaban un tiempo en espera de que les tocará el momento de ser atendidos por el munícipe.

De acuerdo con la versión de habitantes presentes en la sala de espera, esto sucedió la tarde de este miércoles, cuando de repente escucharon gritos y palabras altisonantes, pero se percataron que era el perredista y ex alcalde, Víctor Castro López, quien con uso de violencia ingresó abruptamente al edificio de la presidencia municipal, acompañado de otras personas que emularon las acciones del saliente presidente municipal.

Mientras tanto, Arturo Rivera Mora, en la parte alta del inmueble, atendía las audiencias ciudadanas, programadas para este día, como todos los miércoles, desde que inició su administración.Esta irrupción al edificio provocó la alteración del orden y causó temor entre los ciudadanos presentes, sobretodo cuando  Víctor Castro forzó la puerta de ingreso al despacho del presidente municipal e ingresó sin esperar ni respetar el turno de las personas que llevaban tiempo en el edificio para ser atendidos.

El incidente obligó a que elementos de la policía municipal intervinieran para llevarse  detenido al perredista por irrumpir.

Según trascendió, Víctor Castro se quejó de que supuestamente el alcalde Arturo Rivera no le había dado audiencia, sin embargo esta versión fue desmentida por el despacho del munícipe, pues aseguraron que el ex funcionario no solicitó ninguna audiencia, por lo cual que decidió hacerlo por la fuerza, acción que fue totalmente reprobada por los pobladores y como una falta de respeto tanto al inmueble como a los ciudadanos presentes.

El disturbio fue observado por pobladores del lugar quienes reprobaron la actitud del político adscrito al Partido de la Revolución Democrática.

Pese a que no fue la forma correcta de ingresar a su oficina, el alcalde decidió dialogar con el perredista Víctor Castro, quien luego de media hora que duró la reunión a puerta cerrada, abandonó las instalaciones de la alcaldía.

Como una acción preventiva, César Hernández Guzmán, director de Seguridad Pública, ordenó se desalojara el inmueble e instruyó a sus elementos que resguardaran el edificio, hasta que sobrevino la calma.

En este sentido, vecinos de varias comunidades criticaron al exmunícipe de crear inestabilidad en el municipio, toda vez que se ha caracterizado por alterar el orden público y por lanzar injurias y falsos rumores, sobretodo referentes a la seguridad o comisión de delitos, que por supuesto generan desestabilización entre la población.

Cabe mencionar que actualmente Víctor Castro enfrenta irregularidades en el último año de su gestión, pues no ha podido justificar el manejo de 45 millones