Carla Morrison renace llena de emociones

Redacción

Desde su apartamento en la ciudad de París, Carla Morrison aprendió a lidiar con las emociones que las adversidades le provocan y también las que han estado presentes por años.

La cantante y compositora mexicana comenzó un descanso de su carrera en 2017, mismo que planeaba terminar este año cuando la pandemia por el coronavirus la sorprendió.

A pesar de los sentimientos de incertidumbre, miedo y soledad que esta situación le trajo, decidió continuar con la producción de lo que será su tercer álbum de estudio El renacimiento, y con el primer sencillo “Ansiedad” habla de un padecimiento que ha enfrentado desde que tenía nueve años.

“Decía ‘no he sacado música hace tres años, cómo voy a regresar con una canción triste de amor, tengo que regresar con algo que tenga que ver con lo que pasa ahorita’ y, aunque el tema nació en 2019, creo que es perfecto ahora”, contó Morrison en videoentrevista.

Para la intérprete de temas como “Déjenme llorar” era importante acompañar el sencillo con una campaña de salud mental que pudiera ayudar a quienes se identificaran con ella, por eso, tanto en el video como en la promoción agregó los números de líneas de apoyo en distintos países, incluido México.

Para el video musical la cantante actúa por primera vez junto a bailarines de todo el mundo.

Carla se aprendió la coreografía de la puertorriqueña Kianí del Valle en seis horas y en los siguientes cinco días grabó los videos de los próximos “Actos” que contendrá el disco.

“Hemos trabajado todavía en las canciones, ha sido complicado porque ya todo lo tenemos en casa, entonces a veces es difícil agarrar inspiración porque estás todo el día en el mismo lugar como león enjaulado. Estamos por sacar el acto dos y un poco tratando de refrescar los oídos de la gente. Creo que como compositores nos toca ayudar”, afirmó la intérprete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en redes

Noticias Destacadas