Sabía naturaleza, las raíces de las plantas actúan como taladros

Redacción

¿Hasta qué punto las raíces de los vegetales actúan como taladros cuando se hunden en la tierra? Una investigación reciente lo ha aclarado.

Un equipo internacional que incluye a Ilan Tsarfaty, Yangjie Hum y Eilon Shani, los tres de la Universidad de Tel Aviv en Israel, examinó a fondo el proceso de crecimiento de las raíces de las plantas, con la ayuda de simulaciones por ordenador.

Los investigadores utilizaron como modelo la Arabidopsis thaliana, una planta muy común en investigaciones de biología vegetal. Marcaron los núcleos de las células de las raíces con una proteína fluorescente y observaron el proceso de crecimiento y el movimiento de las células en la punta de las raíces a través de un potente microscopio. Registraron los cambios de aproximadamente mil células en cada película.

Además, para examinar qué causa y controla el movimiento, se centraron en una conocida hormona llamada auxina, que regula el crecimiento en las plantas.

Construyeron un sistema genético que permite la activación de la producción de auxina (como un interruptor) en una serie de tipos de células seleccionadas, y a continuación controlaron la influencia del mecanismo de activación / desactivación, en cuatro dimensiones: las tres dimensiones espaciales y la dimensión del tiempo.

Después de cada caso de biosíntesis de auxina, cada una de las mil células fue grabada en vídeo durante un periodo de 6 a 24 horas, con lo que se acumuló una enorme cantidad de datos.

Para la siguiente etapa, los investigadores utilizaron herramientas computacionales con las que analizaron los datos obtenidos en el estudio.

Gracias a todo esto, los investigadores pudieron, por primera vez, observar con sus propios ojos que las raíces crecen con un movimiento de atornillado, como el de la broca de un taladro que penetra paulatinamente en una pared.

El estudio, titulado “Cell kinetics of auxin transport and activity in Arabidopsis root growth and skewing”, se ha publicado en la revista académica Nature Communications.

Leave A Comment

Síguenos en redes

Noticias Destacadas