Jair Bolsonaro pide elecciones limpias; Lula, que Brasil vuelva a ser feliz, en jornada de comicios presidenciales

Los brasileños votaban este domingo un nuevo presidente, un pulso feroz entre el ultraderechista Jair Bolsonaro y el gran favorito en las encuestas, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, dos archirrivales que encarnan visiones opuestas de Brasil.

Lula puede imponerse incluso en primera vuelta, algo que no ocurre desde 1998, mientras que Bolsonaro insiste en que los sondeos mienten y ha dejado planear dudas sobre si aceptará el resultado, alegando un posible fraude.

La última encuesta del Instituto Datafolha atribuye 36% de las intenciones de votos válidos a Bolsonaro frente a 50% para el expresidente Lula (2003-2010), porcentaje mínimo para evitar un segundo turno el 30 de octubre.

“Unas elecciones limpias deben ser respetadas”, dijo Bolsonaro tras votar en el barrio Vila Militar de Rio de Janeiro, y deseó que “venza el mejor”.

Vestido con una camiseta amarilla de la selección brasileña, el excapitán del ejército no respondió al ser preguntado si iba a aceptar los resultados.

Levantando los pulgares en símbolo de victoria, Lula votó por su parte en Sao Bernardo do Campo, región de Sao Paulo donde se forjó como líder sindical en los años setenta.

Lula dijo desear que Brasil “vuelva a la normalidad”. “Este país precisa recuperar el derecho de ser feliz”. “No queremos más odio”, agregó en alusión a la polarización de la sociedad que se ha acentuado bajo el gobierno Bolsonaro.

Los colegios electorales cerrarán a las 17:00 locales, aunque quienes sigan en la fila a esa hora podrán votar.

“Brasil tiene la posibilidad de redimirse de estos cuatro años, que fueron horrorosos”, aseguró en una mesa de votación en Brasilia Luiza Oliveira, estudiante de Biología.

Aldeyze Dos Santos, una ama de casa de 40 años, dijo en cambio en la capital que apoyará a Bolsonaro, defensor de valores como la familia y el no al aborto, “porque es quien está a favor de lo que dice la Biblia”.

En las zonas recónditas de la Amazonía, bajo presión por la deforestación masiva durante el gobierno de Bolsonaro, los indígenas también acudían a las urnas.

“Es importante luchar por la democracia y votar a quienes valoran y respetan los pueblos indígenas”, dijo a la AFP el vicecacique Raimundo Cruz da Silva, de la etnia Kambeba, que vive en una comunidad a 60 km de Manaos, capital amazónica, y votó a Lula.

El presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, destacó el clima de “absoluta tranquilidad” y dijo que no “es posible afirmar”, como era señalado en las redes sociales, que las largas filas que se observaban en algunos centros se deban a problemas de biometría en vez de a una mayor participación de lo habitual.

Bolsonaro, de 67 años, ha gobernado el mayor país de América Latina a golpe de crisis, especialmente con una fustigada gestión de la pandemia que dejó 686 mil muertos y un desafío constante a las instituciones democráticas.

Mantiene un sólido apoyo entre el electorado evangélico, el agronegocio y los sectores más conservadores.

Lula, que presidió Brasil durante un periodo de fuerte crecimiento y dejó el poder con un envidiable índice de popularidad, vuelve al ruedo político con 76 años y sin poder sacudirse la mancha de la corrupción, aunque sus condenas en el escándalo “Lava Jato” fueron anuladas por motivos procesales.

Excarcelado en 2019 tras pasar 19 meses en prisión, Lula cuenta con el apoyo de las clases populares, las mujeres y jóvenes y trata de seducir al mercado y sectores moderados. Su candidato a vicepresidente es el tecnócrata Geraldo Alckmin.

Desde hace meses, Bolsonaro arremete sin ninguna prueba contra la fiabilidad del voto electrónico vigente en Brasil.

Su actitud ha llevado a muchos observadores a temer violencia por parte de sus seguidores, como ocurrió con la toma del Capitolio estadounidense en 2021, tras la derrota de Donald Trump.

Si Lula gana en primera vuelta, “Bolsonaro cuestionará” los resultados, pero no tendrá éxito porque “ni la prensa, ni la élite económica en Brasil son favorables a un quiebre institucional”, sostiene el analista Adriano Laureno, de la consultora Prospectiva.

Además, se espera un reconocimiento “rápido” de los resultados en la comunidad internacional, agrega.

Bolsonaro ha recibido por su parte el apoyo del republicano Trump, que llamó a votar en un video por “uno de los mejores presidentes del mundo”.

Unos 156 millones de electores también están llamados a votar el domingo la Cámara de Diputados, un tercio del Senado y los gobernadores y asambleas legislativas de los 27 estados.

Noticias

EL CRISTALAZO

POR RAFAEL CARDONA El populismo corrupto Nadie sabe de dónde proviene la fascinación de los argentinos por las

Leer más »

TELEFONO ROJO

POR JOSE URENA Esperen, corcholatas, en enero aceleramos No importa, como sostiene, si es el de mayor proyecto

Leer más »

Síguenos en redes